Atenea, diosa de la guerra,la sabiduria y las artes

[Atenea_by_GENZOMAN.jpg]

La gran diosa Atenea de la mitología griega, conocida por los antiguos romanos como Minerva, nació siendo ya una mujer adulta de la frente de Zeus, el cual antes había engullido a Metis, titánide caracterizada principalmente por su precaución. Zeus, a causa de haberse comido a Metis, comenzó a sufrir unos dolores de cabeza intenso e insoportable así que pidió a Hefesto, el dios de los herreros, que hiciera algo. Y sí que lo hizo, de un fuerte golpe en la divina cabeza del gran Zeus se abrió la brecha por la que Atenea llegó al Olimpo.

Y este es el comienzo del mito de Atenea, la diosa de la guerra, la de la inteligencia y de la artesanía, la que dio su nombre a la magnífica Atenas, su ciudad protegida y consentida. Abanderada de su virginidad, tenía como símbolos al olivo, (fue ella la que lo entregó a los griegos) y a la siempre observadora lechuza. Solía llevar consigo el escudo de Zeus o égida, una lanza y un casco que lleva incorporado un penacho de plumas en su parte superior.

Por otra parte, cuentan que en su ánimo estaba defender también a la ciudad de Troya, pero que cuando descubrió el hasta entonces oculto altar que sus habitantes levantaron en honor a Casandra, hija de los reyes de Troya, Hécuba y Príamo, y sacerdotisa de Apolo que contaba con el don de la profecía, se sintió profundamente herida y quiso vengarse de ellos. Entonces pidió a Poseidón que mandara una fuerte tormenta que mermara la flota griega que protegía la ciudad.

Claro que otras versiones cuentan que tras la violación de Casandra ejecutada sin piedad por un guerrero mientras ella rogaba abrazada a una estatua de Atenea, la diosa se sintió tan ultrajada que pidió al dios del mar que diera castigo al sacrílego Áyax, y, de hecho, se dice que él murió durante la feroz tormenta.

Y es que Atenea era tremendamente vanidosa y no soportaba que nadie, ni tan siquiera otros dioses o diosas, parecieran superarla en algo, o que osaran cualquier acto que pudiera manchar su divina presencia. De hecho, según cuenta la mitología Medusa, joven sacerdotisa de gran hermosura, fue poseída contra su voluntad por Poseidón en el templo de Atenea. Esto le pareció una gran ofensa a la susceptible diosa, la cual no sólo transformó el cabello de Medusa en horribles serpientes sino que la maldijo con una mirada que convertía a quien la sostuviera en piedra. Cuando Perseo cortó la cabeza de Medusa, ésta fue entregada a Atenea para que la llevara en su escudo.

Como ya hemos dicho, Atenas recibió su nombre en honor a esta divinidad griega. Y ésto fue después de que Atenea compitiera frente a Poseidón por controlar la gran urbe. Poseidón regaló a los atenienses un pozo nacido de un golpe de su tridente en el suelo, pero el agua resultó ser salada y de poco sirvió. Atenea, por su parte, hizo surgir un olivo de las entrañas de la tierra y esto sí que gustó a los ciudadanos de la ciudad que, a partir de ese momento, pasó a llamarse Atenas.

Fuente: http://sobreleyendas.com/

Perfectamente Imperfecta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s