una vez

Una vez leí que una vez que te paras ha pensar si quieres a alguien, ya has dejado de quererle por completo.
Pero… ¿sabeis? También recuerdo cuando ser o no ser novio/a dependía de un simple movimiento de mano. Ese movimiento que tanto se nos recuerda al piedra, papel, tijeras.
Podías llevar un mes que aunque el momento de observar ese movimiento llegara, seguiríamos siendo tan compañeros, tan amigos, tan como siempre. Cuando aunque quisieras una vez, te dabas y le debas a la otra persona la oportunidad de volver a querer, de sonreír por tonterías. Y así.. poder tener un novio por mes. Creces y te das cuenta de que nada es como querías ser cuando eras pequeño.
El movimiento de mano pasó a la historia y ahora intervienen los silencios incomodos, las miradas huidizas… que no dicen nada especial, pero, dejan la situación clara. Ahora es cuando intervienen las palabras “tenemos que hablar”… Y dejamos de ser tan compañeros, tan amigos, tan como siempre.

Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s