Minientrada
0

Un Hilo Rojo invisible conecta a aquellos que están
destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, 
del lugar, a pesar de las circunstancias…
El hilo puede tensarse o enredarse, 
pero nunca podrá romperse…

Cuenta una antigua leyenda china que el Abuelo de la Luna 
ata un hilo rojo en la muñeca de cada niño que nace.
Ese hilo está atado a muchos hilos que, a su vez, 
sujetan las muñecas de todas las personas 
con las que ese niño está destinado a encontrarse…
A medida que el bebé crece, los hilos se van acortando, 
acercando cada vez más a aquellas personas 
que están destinadas a reunirse, a pesar del tiempo, 
del lugar o de las circunstancias.
El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca romperse…

La leyenda dice que las personas con las que estamos 
destinadas a encontrarnos en esta vida, 
van atadas a nosotros a través de un hilo rojo 
al dedo meñique, aunque éste, a simple vista, sea invisible… 
Somos nosotros los que, a lo largo de nuestro camino, 
vamos descubriendo todas las extensiones de ese hilo, 
que nos conducen hacia esas personas 
que forman parte importante de nuestra vida…

La historia surge cuando se descubre que la arteria lunar 
conecta con el corazón a través del dedo meñique. 
Al encontrarnos todos unidos por ésta arteria, 
se empezó a decir que los hilos rojos del destino 
unían los meñiques con los corazones, simbolizando 
el interés compartido y la unión de los sentimientos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s